| 18-03-2019

Contra el uso de la ayuda alimentaria como arma política y el socavamiento de la soberanía alimentaria en Venezuela

Una carta abierta sobre la situación en Venezuela y el uso de la ayuda alimentaria como arma política contra su gente

A la opinión pública internacional:

Como parte de la comunidad internacional preocupada por el derecho a la alimentación y la soberanía alimentaria, incluidas personas defensoras, profesionales y académicas, denunciamos el uso de la ayuda alimentaria como un arma política contra el pueblo y el gobierno venezolanos en la actualidad, mientras nos solidarizamos con los esfuerzos realizados en el terreno en Venezuela centrados en alimentar a las comunidades y en apoyar la capacidad de las comunidades para alimentarse a sí mismas.

En el momento de redactar esta carta, los envíos de alimentos provistos por USAID se encuentran en la frontera venezolana en Colombia, ya que el gobierno de los Estados Unidos amenaza con obligarlos a ingresar al país sin autorización del gobierno de Venezuela, en medio de amenazas crecientes de intervención militar. Dichas acciones han sido     criticadas por varias organizaciones de desarrollo y de ayuda internacionalmente reconocidas, entre ellas la Cruz Roja Internacional y las Naciones Unidas, que ya están trabajando en colaboración con el gobierno venezolano y que se han negado a colaborar con USAID en este intento de entrega de ayuda debido a su naturaleza abiertamente política.

Venezuela cuenta con redes nacionales de distribución de alimentos bien establecidas, como lo reconoció la     Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) tan recientemente como en el 2015. Cualquier ayuda que ingrese al país debe servir para complementar, y de ninguna manera socavar, los esfuerzos ya existentes de distribución nacional de alimentos. El hecho de que se comprometa esta norma básica de ayuda humanitaria nos preocupa no solo por los impactos en la población venezolana, sino también por el peligroso precedente que esto podría establecer a nivel mundial.

Si bien hay múltiples factores en juego en los desafíos que enfrenta Venezuela en la actualidad, el tema de la ayuda no puede ser separado de las sanciones impuestas a Venezuela por el gobierno de los Estados Unidos y sus aliados. Según el asesor de seguridad nacional de los Estados Unidos, John Bolton, la última ronda de sanciones impuestas por el gobierno de Trump representa una     pérdida estimada de 11 billones de dólares en ingresos para el gobierno venezolano a través de su compañía petrolera estatal PDVSA en 2019, al tiempo que bloquea el acceso a un 7 billones de dólares adicionales en activos. Estas sanciones ilegales, que forman parte de un bloqueo financiero más amplio,     obstaculizan directamente las importaciones de alimentos, medicamentos y otras necesidades en Venezuela, con efectos desastrosos para la población, en particular los más vulnerables. Mientras tanto, la ayuda en cuestión prometida por USAID es de     20 millones de dólares. Esta cantidad de ayuda, incluso si se incrementara, palidece en comparación con los aproximadamente 30 millones de dólares diarios perdidos en los ingresos del petróleo debido a las sanciones. Las sanciones y el bloqueo financiero también hacen que sea cada vez más difícil para los movimientos de base en todo el país llevar a cabo esfuerzos críticos de soberanía alimentaria, incluidas las distribuciones de alimentos y suministros agrícolas como semillas, aunque estos esfuerzos continúan siendo posibles bajo condiciones adversas. Por ejemplo, el pasado 23 de febrero, que fue el plazo designado para la entrada de la ayuda de USAID a Venezuela, el esfuerzo de soberanía alimentaria popular Pueblo a Pueblo entregó 30 toneladas métricas de productos frescos de pequeños agricultores del campo venezolano, a familias necesitadas en Caracas.

Si bien las organizaciones abajo firmantes pueden tener diferentes opiniones particulares con respecto a la política interna de Venezuela y cómo las y los venezolanos pueden resolver mejor sus diferencias, estamos unidas en nuestra preocupación por el uso político de la ayuda alimentaria y las amenazas a la soberanía nacional de Venezuela, así como unidas en nuestra solidaridad con los movimientos en el terreno que continúan trabajando hacia la soberanía alimentaria frente a dificultades cada vez más difíciles. Hacemos un llamado al gobierno de los EE. UU. y a sus aliados para que levanten las sanciones mortales como el primer paso más inmediato y necesario para abordar los problemas humanitarios y para que dejen de usar la ayuda alimentaria como una herramienta de maniobra política. También hacemos un llamado a las organizaciones internacionales y regionales, como la Organización de los Estados Americanos, para que supervisen el apoyo de sus estados miembros a fin de garantizar que sus medidas estén en línea con la Declaración Americana sobre los Derechos y Deberes del Hombre.

Firman:

1.    ActionAid USA
2.    Actuar
3.    Agroecology Research-Action Collective
4.    Biowatch South Africa
5.    Bolivarian Circle New York City
6.    Campaña Guatemala Sin Hambre
7.    Centro de Documentación en Derechos Humanos
8.    Committees of Correspondence for Democracy and Socialism
9.    Colectivo de Derechos Humanos
10.    Centro Internazionale Crocevia
11.    International Baby Food Action Network (IBFAN)
12.    La Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD)
13.    FIAN Austria
14.    FIAN Brasil
15.    FIAN Colombia
16.    FIAN Honduras
17.    FIAN International
18.    FIAN Mexico
19.    FIAN Portugal
20.    FIAN Uganda
21.    Geneva Infant Feeding Association (GIFA)
22.    Grassroots Global Justice Alliance
23.    Institute for Agriculture and Trade Policy (IATP)
24.    International Committee for Peace, Justice and Dignity
25.    Justicia Alimentaria
26.    Massachusetts Peace Action
27.    National Fisheries Solidarity Movement of Sri Lanka
28.    Nicaragua Center for Community Action (NICCA)
29.    People’s Health Movement
30.    Popular Resistance
31.    Portland Central America Solidarity Committee (PCASC)
32.    POSCO Pratirodh Sangram Samiti (Anti-POSCO Movement-PPSS)
33.    African Network on the Right to Food (RAPDA)
34.    Right to Food Network Malawi
35.    Task Force on the Americas
36.    The MOVE Organization
37.    Terra Nuova
38.    The international Action Center
39.    THEATER OF THE OPPRESSED LABORATORY (TOPLAB)
40.    Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina (UFiC)
41.    United Steelworkers Local 8751, the Boston school bus drivers' union
42.    World Fisher Forum (WFF)
43.    World Forum of Fisher Peoples (WFFP)
44.    WhyHunger
45.    Women’s UN Report Network (WUNRN)
46.    The Oakland Institute