| 01-06-2016

2015, un año de construcción de movimientos

De Bajo Aguán a Bengala Occidental, pasando por Túnez y Essakane, el Informe Anual de FIAN Internacional 2015 hace una revisión sucinta de todo su trabajo a lo largo del año.

Durante tres décadas, FIAN Internacional ha abogado por la defensa del derecho humano a la alimentación y a la nutrición. Como una verdadera organización internacional, conformada por secciones nacionales, coordinaciones y miembros independientes unidos por un propósito común, FIAN se ha convertido gradualmente en una importante fuerza de influencia en la batalla por el reconocimiento del derecho a una vida digna. Con un enfoque ascendente (conocido por su término anglosajón bottom-up), la organización ha dado su apoyo a las luchas locales y ha ayudado a que se oigan las voces de aquellas que pelean por el derecho al pan de cada día.

El 2015 ha sido el último de esos treinta años de “viaje”. Tal y como apunta Sofia Monsalve, secretaria general de FIAN Internacional, el año pasado ha girado en torno a la “construcción de movimientos”. Éste ha estado marcado por el incremento de la solidaridad, la cooperación y la colaboración con los grupos de la sociedad civil y los movimientos sociales, con un objetivo común de avanzar hacia la plena realización del derecho a la alimentación. “Ha florecido un importante sentimiento de convergencia. En un momento en el que los derechos humanos están siendo atacados por las políticas a nivel nacional e internacional, por las actividades de las corporaciones, por la discriminación, por el patriarcado y por los conflictos y la violencia de género, tal enfoque es fundamental.”

De Bajo Aguán a Bengala Occidental, pasando por Túnez y Essakane, el Informe Anual de FIAN Internacional 2015 hace una revisión sucinta de todo su trabajo a lo largo del año. Da una mirada a las actividades de los programas internacionales, así como los esfuerzos de incidencia, promoción y campañas a nivel nacional.

Puede encontrar el Informe     aquí.