| 28-04-2017

Momento de cambiar la política de tierras en Europa

El camino hacia una gobernanza de tierras más justa en Europa ha alcanzado un logro esta semana con la aprobación de un informe de iniciativa propia que reconoce la gravedad de los problemas de la concentración y de acceso a las tierras en la UE y reclama una respuesta adecuada.

El Parlamento Europeo aprobó a finales de la semana pasada el informe “El estado de la concentración de tierras de cultivo en la UE: ¿Cómo facilitar a los granjeros el acceso a la tierra?” El informe, votado el jueves 27 en pleno, puede servir como punto de partida para desarrollar una regulación a nivel europeo que prevenga el     acaparamiento de tierras por parte de grandes empresas (que habitualmente no son agrícolas), la concentración de tierras y que facilite a los granjeros a pequeña escala y a los nuevos agricultores el acceso a la tierra.

Junto con otros miembros de la coalición     Hands on the Land (HoTL) y la     Coordinadora Europea Vía Campesina (CEVC), FIAN Internacional acoge el informe con satisfacción, como un paso adelante hacia una nueva política de tierras europea.

El informe recoge algunas de las peticiones principales de las organizaciones campesinas y de la sociedad civil, tales como:

  • La creación de un observatorio para controlar las transacciones de tierra. Un observatorio europeo central serviría para reunir los datos y la información esencial en relación a la concentración de tierras. La tarea principal del observatorio sería: vigilar la pérdida de tierras de cultivo a través de los cambios en la tierra que está en uso, la tendencia de la tierra fértil y la erosión.
  • El reconocimiento de que la Política Agrícola Común (PAC) y otras áreas de la política europea fomentan la concentración de tierras en Europa. Para poder responder a esta complicada tarea es necesario examinar el impacto de las políticas europeas sobre concentración de tierras.
  • El reconocimiento del acaparamiento de tierras como un fenómeno recurrente en la UE.

 

Antonio Onorati, miembro del Comité Coordinador de la CEVC, ha declarado que “a pesar de que las grandes explotaciones agrícolas sólo representan un 3% sobre el total de las plantaciones, controlan el 52% de toda la tierra cultivable. Esto es inaceptable. El PE reconoce que ha llegado el momento de redireccionar las políticas nacionales y europeas con el fin de evitar la especulación y para apoyar a las comunidades campesinas agrícolas. Esto tendrá como resultado un crecimiento del empleo en el campo y un uso más justo de las tierras cultivables en Europa. De modo que se proporcione una alimentación nutritiva y saludable para todos, incluyendo a los y las más afectados por la crisis económica”.

A pesar de ser los principales agentes de la producción de alimentos en la UE, los campesinos/as y los agricultores/as a pequeña y mediana escala, son apartados a la fuerza de sus tierras a causa del aumento de la concentración y acaparamiento de tierras en Europa. El problema se intensifica por la falta de una regulación clara que evite la especulación en Europa.

El informe de iniciativa propia que se votó hace unos días es resultado de una alianza mayor y más fuerte por parte de los movimientos sociales y colectivos europeos, junto con algunos miembros del Parlamento Europeo y organizaciones de sociedad civil. El informe es, al mismo tiempo, un logro fundamental y el punto de partida de la sociedad civil para empujar a la Comisión hacia los cambios legislativos necesarios para lograr una gobernanza de tierras más justa y hacia unas directrices europeas comunes sobre gobernanza responsable de la tierra de cultivo.

Para más información, contactar con:     Seufert[at]fian.org