| 28-11-2016

Guarani y Kaiowá traen su “tekohá” a la CIDH

Los líderes Guarani y Kaiowá de Brasil y las organizaciones que los apoyan asistirán a la sesión 159 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para defender su derecho sobre su territorio ancestral, también llamado Tekohá.

Tras superar recientemente     la crisis financiera más crítica de su historia, la CIDH celebrará la siguiente sesión ordinaria en Panamá, entre el 29 de noviembre y el 7 de diciembre, donde seguirá el trabajo de promoción y protección de los derechos humanos en el hemisferio americano Las actuaciones y la jurisprudencia de la CIDH en torno a la fuerte conexión que existe entre el derecho al territorio ancestral y la identidad cultural son los puntos más influyentes de la Comisión a nivel internacional; y han inspirado iniciativas similares en el sistema de derechos humanos africano. De hecho, los movimientos de pueblos indígenas en América se dirigen habitualmente a la CIDH para proseguir su lucha contra la discriminación histórica.

Esperanzas en la CIDH por avanzar el derecho al Tekohá

La situación de criminalización y el incremento de violencia a la que se enfrentan los Guarani y Kaiowá no es nuevo para la CIDH.     La situación ha sido señalada a la Comisión en varias ocasiones y ésta ha podido constatar con preocupación que “el estado del Mato Grosso do Sul padece la tasa más alta de asesinatos de líderes indígenas en el país”, información con la que la CIDH ha solicitado a Brasil la     adopción de medidas de protección y una investigación sobre los casos de violencia. 

En este sentido, los líderes Guarani  y Kaiowá (Consejo del Aty Guasu), así como las organizaciones que los apoyan, viajarán a Panamá capital para asistir a las sesiones de la CIDH y participar en una serie de actividades. Los líderes defenderán su derecho a las tierras ancestrales, de las cuales dependen los recursos básicos de autoabastecimiento, su identidad cultural y una vida digna. Estos     aspectos son imprescindibles para lograr el pleno derecho a la alimentación y a la nutrición. En algunas comunidades, más del 82% de los niños menores de 5 años se enfrentan a una inseguridad alimentaria moderada o seria, escasez de alimentos y hambre.

El Tekohá es el lugar físico – que incluye la tierra, la selva, los campos, las corrientes de agua, las plantas y los recursos – donde se desarrolla la vida de los Guarani y Kaiowá. El término hace referencia a la profunda conexión que existe entre la identidad cultural y el territorio ancestral. El prefijo teko se refiere a las normas y tradiciones de la comunidad, mientras el sufijo ha aporta la connotación de lugar. Ambos se necesitan entre sí para existir. 

Los frentes de lucha

Los Guarani y Kaiowá han luchado durante décadas por el acceso y control de sus territorios. Más concretamente, las 50.000 personas que forman parte de las comunidades, han pedido al estado la aplicación de la demarcación y homologación de los territorios indígenas, recogida en la Constitución Brasileña (Artículos 231 y 232) y en el Decreto 1775/96, donde se ensalza la protección de los derechos humanos de los pueblos indígenas y del entorno natural en todo el país.

Además de esto y a pesar de las disposiciones vigentes, Brasil sigue llevando a cabo procesos legales y políticos que pueden violar los derechos de los y las indígenas. La Propuesta de Enmienda a la Constitución nº 215 del 2000, denominada “PEC 215”, propone que la demarcación de los territorios indígenas sea transferida del Poder Ejecutivo al Poder Legislativo (Congreso Nacional). Este cambio puede no parecer importante a simple vista, pero lo cierto es que, si se aprueba el PEC, el derecho sobre las tierras indígenas estará condicionado por completo a la mayoría política en el Parlamento, lo que da la prioridad a los intereses de la agroindustria y grandes terratenientes. Al mismo tiempo, se han puesto de relieve interpretaciones controvertidas del también llamado Marco Temporal del derecho al territorio de los pueblos indígenas.

El     aumento de la violencia contra los pueblos indígenas en el Mato Grosso do Sul hace necesarias investigaciones independientes, adecuadas y fiables de los crímenes perpetrados contra los Guarani y Kaiowá. Según el CIMI, en 2007, 92 líderes indígenas Guarani y Kaiowá fueron asesinados. Este número se ha incrementado en los últimos años, alcanzando el pico de los 138 asesinatos en 2014. Actualmente Mato Grosso do Sul sufre el mayor número de asesinatos de indígenas en Brasil.     La situación de inestabilidad política que vive actualmente el país pone aún más en riesgo los derechos de estas comunidades.

Para consultas relacionadas con los medios, por favor contacte con     delrey[at]fian.org